En este momento estás viendo La tiroides en pacientes diabéticos

La tiroides en pacientes diabéticos

¿Sabías que los trastornos de la tiroides y la diabetes muchas veces pueden convivir entre ellos y no darnos cuentas?, es por eso la importancia de educar a las personas de cómo un padecimiento puede conllevar a otro.  

Conoce todo lo que necesitas saber del tema en este artículo, y si es tu caso, aprende cómo puede cambiar tu tratamiento dependiendo el uno del otro.  

 ¿Cómo afectan los trastornos de la tiroides subyacente en el control de la diabetes?

Los trastornos de la tiroides pueden poseer un gran impacto en la regulación de la glucosa, y si no se tratan a tiempo puede conllevar a que se afecte el control de la diabetes 

En el caso del hipotiroidismo puede haber una disminución el requisito de insulina para los pacientes diabéticos, y en el caso del hipotiroidismo se puede llegar a empeorar la tolerancia o el control que se tiene ante la glucosa. Es decir, en ambos casos se tienen extremos diferentes. 

Los trastornos de la tiroides subyacente en algunos casos no se diagnostican debido a que sus síntomas se asemejan a los de la diabetes y terminan por pasar por alto, o atribuirse a otras condiciones médicas. Los síntomas de hipotiroidismo son comunes en pacientes que tengan diabetes tipo 2, y de hipertiroidismo en pacientes tipo 1.  

 ¿Se recomienda la prueba THS a los pacientes de diabetes?

A causa de la relación que existe entre los trastornos de la tiroides y la diabetes es recomendado por la Asociación Estadounidense de Diabetes que se realicen pruebas de estos trastornos a personas diabéticas.  

No es un secreto que la mejor prueba para la función tiroidea es la del THS, la cual se encarga de medir la cantidad que es producido en nuestro cuerpo. Al llevar a cabo esta al doctor se le hará posible indicar si se encuentra presente el hipotiroidismo o el hipertiroidismo.  

 Opciones para el tratamiento de los trastornos de la tiroides

El hipotiroidismo puede ser tratado mediante una terapia de sustitución de hormona tiroidea, la cual es en la mayoría de los casos lovetiroxina sódica. Este es un tratamiento que se lleva a cabo por toda la vida, y se monitorea al menos una vez al año con el doctor.  

Como este padecimiento puede reducir el requisito de insulina en los pacientes que tienen diabetes, lo más probable es que la dosis de insulina se deba ajustar justo con relación al tratamiento que está recibiendo para la sustitución de su hormona tiroidea.  

En el caso de los pacientes que presenten hipertiroidismo tendrán varias opciones para tratarse. Entre estas está la toma de fármacos anti-tiroideos, los que se encargan de enlentecen la producción de hormona tiroidea.  

Otra de las opciones a este caso es recibir una terapia de yodo radiactivo, el cual se encarga de destruir las células tiroideas para poder dar con la reducción de la hormona. La tercera, y última, opción es que se lleve a cabo un proceso quirúrgico para extirpar la glándula tiroides.  

Mario Vega Carbó

Médico Endocrinólogo. Formado en Universidad de La Habana, Cuba. 25 años como médico y profesor. Especialidad en Instituto de Endocrinologia. Master en atención al Adulto Mayor. Ultrasonografista.

Deja una respuesta